sábado, 14 de febrero de 2009

ESCUDO Y CAMISETA DE JUVENTUD ANTONIANA




VIDEOS DE JUVENTUD ANTONIANA

video video video video

FOTOS DE LA HINCHADA DE JUVENTUD ANTONIANA
















ESTADIO JUVENTUD ANTONIANA : FRAY HONORATO PISTOIA "el santuario"







El 24 de Mayo de 1931, celebrando la inauguración de su cancha, cercada con alambre tejido, cubierto de lonas; Juventud Antoniana enfrentó a Estudiantes de La Plata, que alineaba entre sus filas a las grandes estrellas del fútbol argentino del momento. El hecho no amedrentó al humilde equipo provinciano que formó con: Botelli (Arias Alemán); Pacheco y Arancibia; Gervino, Velázquez y Pacheco; Echazú, Botelli, Castellanos, Barraza y Lazarte. Y tán es así, que al finalizar el cotejo, la numerosa concurrencia que bordeaba el campo de juego, se dio con la sorpresa de que los antonianos habían vencido por 2 a 1. El Estadio lleva el nombre de "Fray Honorato Pistoia" y honra la memoria de un caracterizado simpatizante Antoniano, sacerdote Franciscano residente en Salta, quien había llegado desde Italia, y trabajaba en la grey local, desarrollando su tarea en el convento y en los establecimientos educativos que dependían de la Orden. Honorato sabía asistir a la cancha toda vez que el equipo jugaba, y desde la zona de la actual secretaría del club, arengaba a los futbolistas profiriendo fuertes gritos en su media lengua Italo - Castellana. No había gol que no lo encontrase abrazado a sus ocasionales acompañantes, revoleando su gorra o su infaltable campera azul. Su figura aún hoy aparece como eterna vigía de las tardes Antonianas. Fue asesor espiritual, confesor, consejero y amigo. Que el estadio lleve su nombre es el mínimo homenaje que se le puede brindar por habernos dado tanto. El Estadio se encuentra rodeado por las calles San Luis - Lerma - Catamarca y La Rioja. La capacidad es de Aproximadamente 8.000 espectadores pero según cuentan los memoriosos en una oportunidad allá por la década del 80´, "en los viejos Nacionales", en un partido contra San Lorenzo de Almagro se albergaron cerca de 11.000 personas.

HISTORIA DE JUVENTUD ANTONIANA



Salta estaba en todos los labios y su presencia, en la base humana de los inmigrantes italianos que empezaban a poblar su territorio. Posiblemente otros pueblos brinden riquezas materiales pero la Italia de Ariosto, Virgilio, Leonardo y Dante, además de su trinidenario acervo cultural, da a un lo más notable: ¡hijos!.
Y entre ellos, a los Franciscanos que sembraron la Republica con el inagotable fluir de su genio. Y es así, que mientras crecía el cargo de guardián del Convento San Francisco el Padre Enrique Giaggini, solicitaron por su intermedio al entonces Obispo Gregorio Romero, permiso para fundar un centro destinado a “Alejar a los Jóvenes de los dos sexos, del contagio de los malos hábitos y encausarlos en el camino de las buenas costumbres”.
La venia le fue concedida el 29 de Noviembre de 1915. 7 días mas tarde, el 5 de Diciembre, vía Merulana 124, llego desde Roma, el acta de fundación del Centro Juventud Antoniana que al decir de un comentarista, “Hallase emparentada con Cicerón y Julio Cesar ya que esta redactada en latín clásico y con fuerza de obligación”.
Y con tal motivo, la primera reunión se realizó el 12 de Enero de 1916, presidida por el Ing. Alfonso Peralta, a quien secundaba un grupo de jóvenes deportistas.
Elegido el nombre que a través del tiempo y la distancia se confundió bajo el único rotulo de “CENTRO JUVENTUD ANTONIANA”, sus dirigentes se dedicaron a la tarea de vestir al recién nacido. Y fueron ellos los miembros de la subcomisión de fútbol, quienes con el mínimo aporte de la directiva, costearon la primera vestimenta, con excepción de las corbatas donadas por tienda “Dell”.
Enseguida se impuso la búsqueda de la identificación domiciliaria. Desde el solar que ocupa el Colegio Nacional de Salta (Juramento 250) pasando por el primer intento del estadio propio, nacido en Abril de 1921, cuando la municipalidad anuncio “que piensa crear canchas para el deporte sobre la Avenida San Martín” y, luego, en 1922, por el predio que el asilo León XIII cediera a los “Santos” hasta el 1928 en que consiguió finalmente, a elevado precio el actual terreno, una especie de “Desecho atravesado por una acequia”, donde inauguro su modesto estadio llamado “Basílica Mayor”, que ampara desde entonces la pasión, el éxtasis y la depresión de una hinchada que no se entrega y que muchas veces se resiste a aceptar la pobreza de su equipo.
En 1928, obtuvo el primer galardón consagrándose campeón del Torneo Anual de la Liga Salteña de Fútbol al igual que los años 1929, 30, 31, 33, 34, 35, 38, 53, 57, 67, 70, 72, 74, 75, 88, 91, 93, 95 y 1997 posee un total de 20 estrellas.
La mejor serie de títulos fue ne 1928 a 1935 ya que de 8 disputas obtuvo 7. La pero de 1938 a 1953 que no gano ninguno. En la década del 60’, coquisto uno en 1967. a pesar de ello, no cuesta mucho citar a quienes escribieron con sus botines los capítulos brillantes de esta historia futbolística: Celecio Valle, Arturo Wierna, Luis y José Pacheco, Silvano Chavez Castellanos, Jose Lazarte, Pablo de las Mercedes Cárdenas, José A. Luñiz, Juan C. Rico, José Duran, José R. Cattaneo, Juan Manuel Juárez, Julio de la Cuesta, Roberto Romero, Miguel Soto, Matías Regis, José Evaristo Contreras, José Villena, Ricardo Adet, Eduardo Ulessa, Vicente Arancibia, Agustín Sánchez, Ramón P. Martiarena, Carlos Oscardi, Marcos, Oscar Miranda, Héctor Ruiz, J. Arcelan, José A. Ferreyra y tantos otros.
Desde ahí comienza a latir una de las pasiones futboleras más grandes de toda la Argentina. Así nace el sentimiento Antoniano, grabado en los corazones Salteños ávidos de emoción y fervor.